sábado, 14 de noviembre de 2009

POR LA PUERTA GRANDE

Como no podía ser de otra forma, el camino hacia la gloria a veces no resulta ser tan dulce como pensamos, ni siquiera el triunfo obtenido y la sensación del trabajo terminado te dejan el regusto como uno desearía. Ese sabor agridulce de la retirada es totalmente humano, siempre que nos desprendemos de algo por lo cual hemos luchado y peleado hasta la saciedad, es como si nos dejasemos algo nuestro, como un trozo de nosotros, en algun rincón de no se que lugar. La pelea por algo que queremos o sentimos como nuestro deja cicatrices, malos ratos, horas de imsomnio, perdidas de horas con la familia, peleas con unos y con otros, portazos sentimentales, pero en ese camino quedan amistades afianzadas y decepciones personales que alimentaran el futuro del luchador. Pero en este caso, amigo Ignacio, hay decisiones y caminos que engrandecen la persona, a pesar de tu juventud, no hace falta decir lo que has conseguido, lo sabemos los que estamos cerca de tí, hay retiradas que si se hacen en el momento adecuado, no significan una derrota, todo lo contrario, son caracteristicas de personas con una claridad de ideas y un poso de sabiduría que les hacen adelantarse a los acontecimientos, ese es el secreto, ir por delante. Y sobre todo, hay una cualidad que engrandece mucho más este tipo de decisiones y es la DIGNIDAD, palabra poco usada y valorada en nuestra sociedad actual, pero que para mi tiene un valor incalculable para la persona que hace uso de ella. Pues bien, como decía al principio y no me quiero extender más. la gloria no se alcanza solo con victorias, sino con decisiones que revalorizan el camino hasta el triunfo. El hacerlo en el momento adecuado es la clave, esperemos que no tengas que volver para salvar de nuevo al Club, sino para recordarte como la persona que puso al Club donde se merece y donde hubiese querido su Padre. Ahora hemos tomado otra decisión de muy parecidas caracteristicas en relación a la Virgen de nuestros amores, todo lo dicho anteriormente sirve igual y es aplicable a este ámbito. Ahora, quien sabe si algún día.......

3 comentarios:

costalero gruñón dijo...

ANTE TODO Y ANTE TODOS, LAS COSAS BIEN HECHAS.

UN ABRAZO

C.Galisteo dijo...

No tengo el placer de conocerte en persona, pero me han comentado la situación por la que habeis tenido que pasar y es una autentica pena.

Espero y deseo que gente buena de verdad vuelvan a coger un martillo pronto, que hoy en día hay mucho "listo" y no saben ni doblar el costal para guardarlo hasta el año que viene.

Y que si es el martillo de la Reina de tus amores, mejor que mejor.

Un abrazo de un costalero de la Esperanza, la misma que sacaste hace ya algunos años por las calles de Almería.

aromas de un recuerdo dijo...

Algún dia Ferro.
Algún dia se daran cuenta de su error,y se daran cuenta que esa Virgen de vuestros amores os echa de menos,y tendreis que volver...
Algún dia Ferro.

un abrazo